Japón apuesta a superveloces trenes de alta tecnología

La imagen del tren bala de Shinkansen viajando veloz frente al Monte Fuji es una pieza poderosa de la iconografía de Japón que renace después de la guerra.
Presentado en 1964, tan sólo unos meses antes de las Olimpiadas de Tokio, el tren bala representaba todo lo que Japón quería para sí: un medio de transporte elegante, de última generación y confiable.
El retraso anual promedio del tren Shinkansen es de 36 segundos, incluso tomando en cuenta los terremotos y tifones. La red Shinkansen transporta alrededor de 930.000 pasajeros todos los días. En hora punta, los trenes bala salen de las estaciones urbanas alrededor de Japón con una frecuencia de cada seis minutos.
Pero 50 años después, la maravilla de alta tecnología de Japón necesita desesperadamente una actualización. Con la velocidad más alta del Shinkansen a “solamente” unos 320 km/h (200 mph) -con alguna de su tecnología con décadas de antigüedad- Japón se enfrenta ahora con una intensa rivalidad no sólo de los gigantes trenes europeos de Francia y Alemania, sino también de China, cuya ruta “gaotie” de 10.000 km (6.200 millas) actualmente en funcionamiento es la red ferroviaria de alta velocidad más larga del mundo. Fuente: CristianoDigital.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario